Respecto a la pregunta de si somos lo que somos…

¿De qué mirada dependemos? La nuestra, la de nuestros padres, la de nuestra pareja, nuestros hijos…¿Quiénes somos? ¿Y quien de todos ellos queremos ser?

Creo, mientras escribo que hablo de cómo definirnos también «Quien y cómo soy yo y qué pretendo de mí».

Cuando hablamos de sincerarnos, hablamos de pretender ser lo más autónomos y auténticos posible en nuestro pensamiento. Lo cual no implica que no hayamos sido influenciados, claro que lo fuimos y eso está bien, en parte.

Y ser autónomos y auténticos implica despejar x (equis) en términos matemáticos. Quitar influencias de nuestra negación por ejemplo. Esto requiere enfrentar la angustia.

Cómo se dónde voy si no sé que pretendo de mí.

Cómo puedo guiar mi voluntad hacia algún sitio.

Cómo despejar la x que implica los ¿errores? que vengo acumulando hace años, quizás haciendo cosas que no me gustan, o no me colman, e inclusive implican a otros, muchas veces haciéndoles creer que son parte nuestra… ¿Qué lío no?

Puse ¿Errores? entre signos de interrogación porque no se puede considerar un error, cuando uno hizo lo que pudo en determinado momento y circunstancia, pero no encuentro una sola palabra que defina un desvío en nuestra autenticidad. Pero cuando esa pregunta comienza a agobiar, quizás sí es hora de meterse a buscar. La culpa no es amiga de la inteligencia. Por allí no conviene. Tampoco, no responsabilizarse de nada. Culparse no es igual a responsabilizarse.

Vieron que se preguntan «cuál es el camino de la felicidad», qué satisfacción verídica pueden obtener sin saber esto.

Entonces cuando alguien se planta frente a mí por primera vez pretendiendo entender qué le pasa, comenzamos despejando x. De a poco, al ritmo que puede. Desde lo médico quizás es más drástico, a veces no queda otra porque son interferencias masivas y a gran escala. «Cirugía mayor» usando una metáfora de mi querido psicoanalista.

Ante la pregunta hipotética de si somos lo que somos. «Sí claro», es la respuesta. Pero podríamos no estar mostrándonos tal cuál somos, o quizás sospecharlo o estar encaminados a serlo. Para aquellos intrépidos que lo lograron, congratulations!! Por ser quienes quisieron ser, intentando no llevarse mucha gente puesta y siendo respetuosos por las consecuencias de sus errores.

Nicolás Salgado.

Anuncio publicitario

Acerca de Dr. Nicolás Salgado

Médico Especialista en Psiquiatría
Esta entrada fue publicada en Ansiedad, Crecimiento, Depresión, Pacientes, Psicoanálisis, Sociedad, Vínculos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s